Una familia de Ocho – Reportaje de Familia y Mascotas


Se me hace imposible no sonreír al ver este reportaje fotográfico. Se hizo hace unos meses pero me trae muy buenos recuerdos.
No es para menos, una familia numerosa en toda regla : Tres preciosas niñas, padre y madre, un bóxer, un galgo afgano y un gato persa.

Y si ubicáis la familia al completo en la playa de Hendaya (Francia), ¿qué cara ponéis? De asombro ¿verdad?…todos pensando en el gato persa.

La verdad que cuando me llamó Eider para comentarme que quería un reportaje fotográfico con toda su familia, mascotas incluidas, me hizo más que feliz.

Sé que me repito muchas veces diciendo lo mismo, pero las mascotas son parte de nuestras grandes y pequeñas familias. Y me gusta ver que hay personas que adoran a sus animales tanto como al resto de su familia.
No me quiero poner melancólica, pero me está costando muchísimo superar la pérdida de mi perro Otto…que duro se hace,…pero que tranquilidad tengo al ver sus fotografías.
Sólo me quedan los recuerdos y todas las fotografías que le he podido llegar a hacer.

La sesión fotográfica de esta familia fue de lo más pintoresca. Dieron todos muchísimo juego. Las niñas se lo gozaban en la arena mientras cuidaban de su pequeño rebaño de perros y gato.

El tiempo era perfecto. Un cielo intensamente nublado que de vez en cuando dejaba escapar algún rayo de sol y potenciaba más aún los colores de las escenas que veían mis ojos.

Las tres niñas querían coger en brazos a Peluxa, el gato persa, para que no se escapara. Buba y Nilo, los otros dos perros, tumbados en la arena contemplaban cada una de las escenas.
A saber que estarían pensando los bichillos de estos “humanos” locos…y sobretodo de la “humana” loca que se movía con su cámara de un lado para otro tomando fotografías.

Estuvimos un buen rato en la playa. Saboreaba cada momento con toda esta familia. Y me encantaba ver como las pequeñas se peleaban por cuidar de sus otros hermanitos, las mascotas.
Que bonito es ver cuando los niños achuchan a sus perros y gatos, me hace pensar que niños así, hacen de este mundo, un mundo mejor. Y que gracioso ver la cara de “déjame de achucharme” de Peluxa.

Sé que con este reportaje fotográfico tienen un recuerdo para toda la vida, …y más ahora que Buba ya no está.
Sé que el día de mañana las niñas, cuando ya sean mayores van a valorar estas fotografías como oro en paño.

Al final, de todos estos momentos, nos quedan los recuerdos y sus fotografías.

Gracias familia por haberme dejado participar en vuestros recuerdos.

Suscríbete a la Newsletter de Hikari Photo

Tan sólo utilizaremos tus datos para mandarte cosas interesantes y cuando quieras te puedes dar de baja.

Comments are closed.