Un angelito caído del cielo,…


Siempre que termino de hacer un reportaje, ya sea de boda ,de niños, de maternidad o de mascotas…salgo con la sensación de que acabo de hacer nuevos amigos.
(si, si,…hasta con los perritos!)
Para que pueda retratar a las personas y a los niños se tiene que crear un vínculo de confianza entre ámbas partes.
Cuando se consigue ese vínculo, la sesión de fotos sale fluída y natural…Cuando acaba todo, ambas partes ya han profundizado y ya se conocen un poco más.
Digo todo esto, porque el haber hecho estos dos reportajes me ha llenado de tanta satisfacción que es imposible no haberme encariñado con esta familia!

El abrazo que me dio el pequeño Hugo nada más verme, la delicadeza de su madre, y toda la armonía que se podía respirar alrededor, hizo que las imagenes saliesen solas.
Toda esa ternura y cariño se multiplicó cuando ya nació la pequeña Carla…

Un besazo familia!

Comentarios